Contentos quedaron los vecinos de Cheniao con curso de cosmética natural

  • Proyecto gestionado por personal de la Posta de Voigue, permitió obtener recursos para realizar un curso de elaboración de jabones, cremas, pomadas y champú a base de elementos cotidianos y reciclados, en el participó activamente la junta de vecinos junto a su comunidad.
Con gran participación masculina, que fue destacada por la propia monitora, se llevó a cabo este sábado el primer curso de cosmética natural, el que contó con la presencia del alcalde Gustavo Lobos, concejal Cristina Ampuero, directora (S) del Cesfam Quemchi, Viviana Aguilar, la nutricionista Sandra Miranda y la Tens de la Posta de Voigue, Katherine Melo, que fue el enlace para que se llevara a cabo esta iniciativa.
La encargada de realizar este taller fue la monitora Marisol Maldonado, dueña de Lianru Cosmética Natural, que llevó a cabo este programa y que cuenta con vasta experiencia en este tipo de productos, y que ha llevado su arte a varios lugares de la Isla Grande, enseñando e incentivando a reciclar desechos domiciliarios como aceites, grasa de animal y asimismo utilizar productos que se encuentran en el campo, como flores y plantas medicinales, para la realización de pomadas.
En esta ocasión, la profesional contó con la participación de 20 alumnos, 9 hombres y 11 mujeres, destacando que por primera vez desde que lleva ejecutando estos cursos, contó con la presencia de hombres, lo que valoró por el alto interés que mostraron en cada receta preparada.
De ello, “los alumnos” pudieron ver cómo se fabrican pomadas con propiedades curativas, que pueden ser hechas a base de plantas medicinales. Todos tomaron atentamente apuntes con las recetas, que contienen elementos como soda cáustica, tratados cuidadosamente y con específicas instrucciones, cuyas propiedades de limpieza y previo a un proceso de “curación”, permiten utilizar un producto natural, hecho con aceites reutilizados, grasa de animal como vacuno o cerdo y algunas esencias aromatizantes.
El alcalde Gustavo Lobos valoró la participación de la comunidad, oportunidad en que les instó “a unirse como comunidad para trabajar en conjunto no sólo para conseguir este tipo de propuestas, sino también en otras necesidades como la anhelada agua potable para la isla”. Este hecho es necesario (el que se conformen como una organización) para presentar el proyecto a la entidad gubernamental correspondiente y obtener los recursos, explicó.
Finalmente, cada participante obtuvo su certificado que acredita su presencia, solicitando tanto la directiva de la Junta de Vecinos como los presentes, a que se pueda repetir una segunda parte de este curso que tanto gustó por lo práctico y útil, sobre todo en zonas como las ínsulas, donde el acceso a productos de primera necesidad, como jabones o champú, pueden obtenerse con materiales que se encuentran en el hogar.

También te podría gustar...