Trece quemchinas recibieron certificación luego de participar en taller de embutidos

  • Lorena Sandoval, encargada de la oficina de la Mujer fue la anfitriona de esta actividad.
En la Biblioteca Pública de Quemchi, la oficina de la Mujer realizó esta tarde, la certificación del Taller de Embutidos, que durante el mes de octubre fue impartido por la monitora Nélida Soto, que ya había realizado esta misma actividad en una primera etapa, durante el mes de mayo del presente año.
Asistió y acompañó a esta certificación, el Alcalde Gustavo Lobos junto a primera dama comunal, Karla Galarce y las concejales Cristina Ampuero e Ingrid Barría. Fueron 13 mujeres de Lliuco, Tubildad, Quemchi, Aucar, Aucho, Huite y Puerto Fernández, que tuvieron la oportunidad de aprender nuevas técnicas durante 30 horas, equivalente a un mes de clases.
El Alcalde Gustavo Lobos, en su saludo a las presentes, destacó la labor de la oficina de la Mujer que nació sin mucho financiamiento, pero que ha realizado grandes cosas; “Ejemplo de esto es esta segunda etapa del taller de embutidos”, recalcando que lo más importante es que “a partir de ello pueden salir mujeres emprendedoras, desarrollar negocios y eso es lo que pretendemos nosotros”
El Alcalde complementó el buen proceso que se está llevando a cabo con el apoyo a la mujer, “ durante este año hemos hecho muchos talleres, con mucha participación de mujeres, entre ellos de repostería, de desarrollo personal, de telar, en definitiva una serie de capacitaciones que les permita crecer a través de distintas iniciativas”.
En nombre de las alumnas, expresó su agradecimiento la señora Marión Soto, poniendo en énfasis este proceso de dos etapas, donde pudieron conocer a fondo técnicas de embutido y preparación de cecinas “esta es una oportunidad inmensa en la comuna, con esto queremos unirnos para formar un grupo de emprendimiento, una sala de ventas en que podamos hacer nuestras propias cecinas y ofrecerlas al turista, complementado con lo que ya tenemos, como es nuestra rica gastronomía”.
La también emprendedora del rubro turístico, indicó que “lo significativo fue poder aprender desde cero todo el proceso, como faenar un cerdo y aprovechar el máximo del animal, hoy solo falta poner el práctica lo que hemos adquirido como conocimiento”, agradeciendo además el aporte del jefe comunal para adquirir la mitad de la materia prima.

También te podría gustar...